Aftas bucales. Estomatitis Aftosa Recurrente.EAR

Las aftas bucales, llagas o ulceraciones, son las lesiones más frecuentes de la mucosa oral.

Su significado desde el punto de vista médico radica en las molestias que producen a quien las padece.

Como consecuencia las aftas bucales evitan la correcta digestión bucal por el dolor que producen los alimentos al rozar con ellas.

Esto provoca por tanto, problemas para alimentarse.

El tiempo de duración de las aftas bucales y lo poco acertado de los tratamientos actuales agobia y perturba al paciente

Aftas bucales. Estomatitis aftosa recurrente. EAR.

La Estomatitis Aftosa Recurrente se caracteriza por la aparición de lesiones aftosas, llagas únicas o múltiples en la mucosa oral.

Estas aparecen de forma súbita y suelen tener un tamaño de hasta medio centímetro.

En algunos casos pudieran alcanzar una extensión un poco mayor.

Las aftas son poco profundas, erosivas, muy dolorosas, necróticas.

Tienen carácter repetitivo cada cierto tiempo a causa de diversos factores, de ahí el término recurrente.

Estas úlceras o aftas bucales persisten por días o semanas.

Le sigue un período de curación que no deja cicatrices ni huellas para luego reaparecer cuando las condiciones vuelven a propiciarlas.

La EAR es más común en personas con buen status socio-económico, mujeres y niños sobre todo entre los 10 y 19 años de edad.

Factores que favorecen la estomatitis aftosa

Son múltiples y no están totalmente esclarecidos.

  • Factores genéticos, déficit de vitaminas y minerales, alergia alimentaria, traumatismos locales.
  • Infecciones por bacterias como el estreptococo y virus como el Citomegalovirus.
  • Infecciones por Virus entre los que se  encuentra el Herpes virus o Varicela- Zóster.
  • Otros microorganismos que las causan, los hongos, un ejemplo de ello es la Cándida Albicans.

Estos se han citado como predisponentes o causantes de las aftas bucales.

  • Durante la menstruación puede verse un incremento de la incidencia de las llagas.

En los últimos años se ha observado un aumento de la recurrencia de la EAR.

Esto se ha asociado al incremento del estrés que afecta a casi toda la población adulta a nivel mundial por diferentes causas.

Alteración de los factores inmunológicos locales como causa de la EAR.

En estudios más recientes la alteración de los factores inmunológicos locales se han determinado como posibles desencadenantes de la aparición de las aftas bucales.

La disminución de la inmunidad local estaría presente siempre entre las causas antes mencionadas dado que cualquiera de ellas puede provocar esta alteración.

Manifestaciones clínicas de la EAR

Como manifestaciones clínicas de la EAR, se observan una o varias úlceras en la mucosa oral.

Estas muestran una coloración blanca o amarillenta en el estadio inicial.

Alrededor de la misma se observa un borde, inicialmente redondeado u ovalado, pero que suele tornarse irregular según el afta va cicatrizando.

Se describen síntomas de dolor, ardor u otros antes de la aparición de las aftas.

Estos se observa fundamentalmente en las causadas por el Herpes virus.

La ventaja de estos síntomas estriba en que la terapéutica indicada puede ser establecida precozmente pues constituyen un aviso.

Formas de presentarse la estomatitis aftosa recurrente. Forma menor, forma mayor y variedad herpetiforme

Forma menor: Es la forma más frecuente.

Se presentan una o varias úlceras redondeadas u ovaladas, de hasta medio cm de diámetro.

Son poco profundas, cubiertas por una membrana blanquecinogrisácea, rodeadas de un halo rojo algo elevado.

El dolor es el síntoma predominante, no existe malestar general.

Cicatriza generalmente entre 10 y 14 días y no deja huellas.

Se localizan principalmente en la mucosa labial, suelo de la boca, punta y bordes laterales de la lengua.

El tiempo de la recurrencia varía de un paciente a otro.

Forma mayor: es la forma más severa de todas las variantes.

Se caracteriza por la aparición de entre una y diez úlceras de gran tamaño que superan un diámetro de 1 cm.

El fondo es profundo.

Aunque pueden aparecer en las mismas localizaciones que las aftas de la forma menor, tienen predilección por la mucosa labial, el paladar blando y el istmo de las fauces.

El dolor que producen es intenso, pueden acompañarse de ronquera y dificultad al tragar.

Alcanzan a permanecer activas hasta 6 semanas después de su aparición y dejan cicatrices una vez que curan.

La forma mayor se conoce también como Enfermedad de Sutton.

Variedad herpetiforme: consiste en la aparición de numerosas aftas, entre 10 y 100 e incluso más.

Tienden a ser de pequeño tamaño, no más de 3 mm.

Cuando algunas se unen forman úlceras de un tamaño mayor e irregular.

Son muy dolorosas y aparecen en cualquier lugar de la cavidad bucal.

La resolución ocurre entre 7 y 10 días, son mucho más frecuentes en el sexo femenino.

Aparecen en edades más avanzadas que el resto de las formas de Estomatitis Aftosa Recurrente.

Diagnóstico y tratamiento de la EAR

No hay pruebas de laboratorio específicas para diagnosticar la EAR.

Un buen examen clínico y el interrogatorio exhaustivo llevarán a establecer el diagnóstico de certeza.

La observación de las lesiones durante los episodios y sus características según evolución, permitirá determinar la forma de Estomatitis aftosa.

No existe tratamiento específico para la estomatitis aftosa recurrente o recidivante.

Las aftas o llagas bucales han sido tratadas con innumerables medicamentos, locales y sistémicos, de diferentes clasificaciones farmacológicas.

En personas donde las aftas se producen debido a una enfermedad sistémica, se tratará dicha enfermedad.

En el caso de los niños y personas desnutridas o muy ancianas con EAR, la situación se torna más compleja.

La imposibilidad de alimentarse e hidratarse en quienes padecen la Forma mayor de la Estomatitis aftosa recurrente puede provocar peligro para sus vidas.

Estos casos deberán recibir alimentación e hidratación endovenosa para conservar la integridad física.

Por ejemplo, Neoplasias malignas cuyos pacientes reciben tratamientos con quimioterapia.

Estos pacientes secundariamente presentarán lesiones aftosas en mucosa oral y esofágica.

En estos casos se produce una patología conocida como mucositis mucho más grave y de pronóstico malo.

Cada paciente reacciona de una manera particular a la administración de estos medicamentos.

Algunos resuelven la situación de determinados pacientes.

En diferentes casos este mismo medicamento no mejora e incluso empeora la evolución de la EAR.

Según lo observado hasta el momento el tratamiento solo reduce el número de aftas o disminuye el tiempo de duración de estas.

También se alivia el dolor o disminuye el tiempo entre una crisis y otra.

La curación seguirá un curso natural según la forma que se presente.

Medicamentos utilizados en el alivio de las aftas bucales. Otras recomendaciones.

Entre estos medicamentos podemos mencionar los inmunomoduladores, antibacterianos, antivirales, antifúngicos, protectores de la mucosa oral, esteroides.

También colutorios o enjuagues antisépticos, analgésicos, antiinflamatorios, laserterapia, ozonoterapia, medicina tradicional, en fin.

Entre los medicamentos que se utilizan se encuentran

  • Los de acción local como la carboximetilcelulosa, la hidrocortisona sódica, la triamcinolona, la betametasona, la bencidamina, el gluconato de clorhexidina.
  • Los de acción sistémica como la colchicina , la prednisolona, el levamisol, la talidomida, el factor de transferencia, el inmunoferón, entre otros.
  • Actualmente se ha comenzado a utilizar un medicamento prometedor llamado Pyralvex. Es de uso tópico y se obtiene mejoría en el mayor número de los afectados por esta enfermedad.

Otras recomendaciones

En cuanto a la alimentación se debe evitar el consumo de alimentos ácidos o muy calientes.

También los condimentos y las bebidas carbonatadas deben ser suprimidos.

Estos elementos favorecen la aparición de las aftas.

Los colutorios de agua con sal aceleran el proceso de curación y evitan las infecciones.

El estrés que tan generalizado se encuentra en nuestros días, es una causa relevante en la aparición de las aftas bucales.

Por ello se debe evitar el estrés y practicar técnicas de relajación, meditación, respiración.

Estas opciones milenarias propician el descanso y distensión de la psiquis, lo cual pudiera espaciar las recidivas de esta patología.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

error: Content is protected !!