sábado, febrero 23, 2019
ADVERTISEMENT

ENFERMEDADES PSIQUIÁTRICAS Y TRASTORNOS CONDUCTUALES

Las enfermedades psiquiátricas y trastornos conductuales se caracterizan por ser trastornos mentales. Estos pueden dividirse en dos grandes grupos: afectivos y cognitivos.

En su estudio se hace énfasis a la hora de evaluar a un paciente y emitir el diagnóstico de trastorno mental o alteración de la conducta debido a otras causas. También pueden dividirse en neurosis o psicosis.

Entre las ramas de la psiquiatría se contempla la psiquiatría de adultos, la infanto-juvenil, la geriátrica, la comunitaria, la neuropsiquiatría. También incluye la medicina psico-somática, la neuropsiquiatría, psiquiatría de urgencias, la forense, la psicoterapia y la psicofarmacología entre otras.

Las enfermedades psiquiátricas y trastornos conductuales son difíciles de controlar y provocan inestabilidad y mala calidad de vida

Este tipo de patologías necesita de tratamientos combinados para poder lograr la estabilización de la persona afectada.

Los enfermos psiquiátricos y con alteración de la conducta son difíciles de diagnosticar correctamente. En muchos casos los cuadros clínicos con complejos y mixtos.

Una vez detectado el trastorno la medicación debe abarcar tratamiento medicamentoso y psicoterapia. En ocasiones es necesaria la terapia electroconvulsiva o electroshock.

El papel de las personas que rodean al enfermo es vital para su recuperación e incorporación a una vida rutinaria aceptable.

Existen enfermedades psiquiátricas y trastornos conductuales que son menos invalidantes y permiten llevar una vida casi normal.

Un ejemplo de trastorno conductual debido a afectación del desarrollo cerebral es el Autismo clásico o los trastornos del espectro autista.

Otros ejemplos lo constituyen la fobia social, los ataques de pánico, la ansiedad generalizada, la depresión mayor o menor, la distimia y un sin número de trastornos conductuales.

No Content Available