El Acné Juvenil

El acné juvenil es una inflamación del folículo piloso (donde nace el pelo) y de las glándulas sebáceas que producen la grasa de la piel.

Podemos observar tres formas. Cada una de ellas tiene sus propias características.

Aunque es más común en los adolescentes, también se observa con cierta frecuencia en las mujeres entre la 2ª y 4ª décadas de la vida. También es más severa en la raza blanca, especialmente la variedad quística, y en los hombres.

El acné juvenil. Causas. Factores predisponentes. Formas clínicas

Causas

El acné juvenil, cuya causa es poco conocida, es conocido también como acné vulgar. Por ello se maneja más bien el término de factores predisponentes o de riesgo hasta tanto se dilucide la causa esencial.

Factores predisponentes

  • la herencia

La herencia es un factor que se presenta en la mayoría de las enfermedades. La carga genética es indudablemente, un punto a favor de que determinadas enfermedades aparezcan en varios miembros de una misma familia.

  • el aumento de la producción de sebo

La seborrea es condición indispensable para que aparezca el acné. Un cutis seco o normal presenta mucho menos posibilidades de padecer acné juvenil.

En un cutis graso tanto mayor sea la producción de grasa, más severo se presentará el cuadro clínico.

  • desórdenes en la flora microbiana habitual de la piel

Estos desórdenes se deben a la avalancha de hormonas propias de la edad generalmente.

lesiones en piel por acné juvenil

Formas clínicas del acné juvenil

No inflamatoria: se caracteriza por la presencia de espinillas o comedones. Estos obstruyen la salida de la grasa y se observan de color oscuro. El color es debido al polvo ambiental que forma el punto negro.

Inflamatoria: se caracteriza por la presencia de pápulas que cuando se infestan se convierten en pústulas, puntos amarillos que contienen pus. También los nódulos, que alcanzan mayor tamaño y son muy dolorosos y los quistes que generalmente requieren tratamiento quirúrgico

Residual: constituye ya huella que deja cada lesión durante el proceso de curación, pudiendo llegar a ser verdaderamente deformante (cicatrices).

El acné juvenil. Mecanismo de producción. Clasificación

Básicamente se encuentra en estos pacientes primero la aparición de los comedones o espinillas. Esto se produce por una obstrucción del conducto folicular por donde sale al exterior la grasa.

La producción de sebo continúa y por tanto también la inflamación del folículo y conducto de salida de la grasa.

Esto unido a restos de queratina (sustancia que recubre la piel) conforma el comedón o espinilla.
Cundo la espinilla se infesta aparece la pústula o grano.

La infección de la espinilla o comedón se debe a tres bacterias fundamentalmente. La fundamental es el estafilococo.

Estas bacterias forman parte de la flora normal de la piel pero que en ciertas condiciones se convierten en gérmenes agresores.

Clasificación del acné juvenil

  • Grado I: Comedogénico. Caracterizado por la presencia de espinillas o comedones.
  • Grado II: Se encuentran comedones y pústulas superficiales e inflamatorias del folículo piloso.
  • Grado III: En el encontramos comedones, pústulas, lesiones inflamatorias más profundas. Puede dejar cicatrices eventualmente.
  • Grado IV: Todas las lesiones anteriores mas lesiones quísticas con infección secundaria intensa. también se observan fístulas y la extensión del trastorno es extensa. Ocasiona notable deformidad.

Cuadro clínico.

El acné juvenil aparece fundamentalmente en cara, espalda, hombros y pecho, aunque es la cara el lugar de mayor incidencia.

Las lesiones pueden ser inflamatorias o no inflamatorias como ya se ha citado.

Lesiones no inflamatorias

Los comedones pueden ser cerrados (comedón blanco) o abiertos (puntos negros). Estos pueden pasar a ser lesiones inflamatorias en algún momento del proceso.

Lesiones inflamatorias

Comprenden a las pápulas, las pústulas, los nódulos y los quistes.

Las pápulas son lesiones superficiales, pequeñas.

Las pústulas presentan un cúmulo central de pus y pueden ser superficiales y profundas.

Los nódulos son lesiones más profundas de mayor tamaño que pueden supurar y exudar una secreción sero-sanguinolenta. Las formas inflamatorias nodulares tienen mayor probabilidad de desarrollar cicatrices y trayectos fistulosos.

Las lesiones cicatrizales pueden estar constituidas por marcas deprimidas, redondeadas, queloideas o atróficas.

Luego de resueltas las lesiones de acné juvenil pueden persistir manchas oscuras por largo tiempo. El acné es generalmente asintomático aunque por supuesto las lesiones inflamatorias son dolorosas.

Diagnóstico

Se realiza por observación y teniendo en cuenta los factores que lo predisponen y las personas que lo presentan.

Generalmente tenemos un paciente joven (adolescente o en edad juvenil), sano de manera general.

Este refiere haber comenzado desde hace un tiempo con aumento de la secreción grasa en regiones predispuestas. Posteriormente ha ocurrido la aparición de lesiones de cualquiera de los tipos descritos.

Diagnostico diferencial

  • Erupciones de tipo acneicas por fármacos: a diferencia del acné juvenil desaparece una vez que se elimina el medicamento causal.

Entre estos medicamentos se encuentran: los esteroides anabólicos, el bromo, los corticosteroides, el yodo, la isoniacina, el litio.

  • La rosácea también debe ser descartada y a diferencia del acné juvenil no aparecen comedones, nódulos ni quistes y no se originan cicatrices.

Es más frecuentes en mujeres entre 3ª y 5ª décadas de la vida y las lesiones típicas son diferentes.

  • Las verrugas planas tienden a provocar confusión pues se parece mucho al acné papuloso.
  • Dermatitis perioral: se encuentran las lesiones persistentes alrededor de la boca y la produce generalmente compuestos fluorados.
  • Acné agminata o lupus miliar diseminado de la cara: es más común en jóvenes pero también se observa en adolescentes, por lo que deberá tenerse en cuenta a la hora del diagnóstico definitivo.

Un punto importante a tener en cuenta para diferenciarlo es que se encuentran lesiones en las cejas.

Tratamiento:

El acné juvenil se resuelve de manera natural en los primeros años de la vida adulta, pero existen medidas terapéuticas que acortan el tiempo. Además reducen la severidad del proceso y evitan las complicaciones.

Lo más importante para evitar el acné es prevenirlo y solo cumpliendo con normas de higiene se podrá lograr este objetivo.

Medidas higiénico-dietéticas

  • Lavar la cara y zonas propensas dos veces al día con jabón neutro.
  • Utilizar crema o gel adecuados para secar la grasa.
  • Aplicar el cristal de la sábila (aloe vera) sobre las lesiones, esta planta tiene propiedades bactericidas, antiinflamatorias, cicatrizantes.
  • Quitar el maquillaje antes de dormir.
  • Lavar bien la piel después de hacer ejercicios para evitar que el sudor favorezca la aparición de acné.
  • Evitar tocar la piel de la cara.
  • Evitar reventar las pústulas (granos) para que el pus no se derrame porque esto puede ocasionar más lesiones alrededor de estos.
  • Cambiar las toallas y las fundas de las almohadas a menudo.
  • Llevar el pelo peinado hacia atrás para evitar que aparezcan lesiones en la frente y la cara por acumulación de sudor e impurezas.
  • Evitar las comidas grasas.
  • Utilizar ropa holgada que no irrite la piel. No usar cascos ni otros accesorios en la cabeza.
  • Beber al menos 2 litros de agua al día lo que ayuda a limpiar el organismo y a eliminar las impurezas.

El tratamiento medicamentoso específico para las lesiones inflamatorias ya establecidas, los nódulos y los quistes deberá prescribirlo el especialista. Este lo hará teniendo en cuenta el diagnóstico de certeza y cada caso en particular.

Las cicatrices se tratan con técnicas de cirugía estética y se realiza una vez que ya ha pasado el periodo eruptivo entrada la edad adulta.

Conclusiones

La mejor forma de curar una enfermedad es previniéndola y el acné juvenil no escapa a esta recomendación. Teniendo en cuenta que son los adolescentes y más jóvenes los que la padecen hay que entender cuán difícil es esta edad.

Las características propias de la misma empeoran ante este tipo de patología. El acné juvenil deja no solo secuelas físicas, también produce secuelas psíquicas.

El temor a las posibles “marcas” en el rostro que un efecto tan negativo causa en quien lo padece, afectan mucho al joven afectado.

Todos los integrantes del núcleo familiar donde se encuentra un joven con acné juvenil deben cooperar y la mejor manera de hacerlo es no convertir la enfermedad en el centro de la vida del hogar.

Esto solo provoca más stress, preocupación y complejos que empeoran el cuadro acneico del afectado. Apoyando al adolescente, proporcionándole confianza con respecto a su curación y dándole a conocer las medidas que lo evitan o detienen, estaremos ayudando y mucho.

Evitar el progreso tortuoso y las posibles complicaciones es la mejor manera de contribuir a que esta condición pase sin mayores problemas.

Compartir en sus Redes

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

error: Content is protected !!