El embarazo en la mujer después de los 35 años. Embarazo de riesgo

El embarazo en la mujer después de los 35 años de edad se considera un embarazo de riesgo.

Hasta la década de 1970  una mujer de 30 años ya era considerada «vieja» para gestar un hijo.

El desarrollo de la ciencia ha hecho que el proceso de envejecimiento reproductivo vaya un poquito menos aprisa.

Esta situación ha extendido la edad adecuada para tener los hijos.

Dicha oportunidad ha sido aprovechada por la mujer.

Ahora puede dedicar más tiempo al desarrollo profesional antes de decidir optar por la maternidad.

Por ello se ve como fenómeno natural y frecuente actualmente el incremento de embarazos en la mujer después de los 35 años de edad.

Esta situación es más común en los países desarrollados.

Ello implica un mayor riesgo para la mujer.

Factores de riesgo en el embarazo en la mujer después de los 35 años.

Existen factores de riesgo en el embarazo en la mujer después de los 35 años de edad.

Se pueden encontrar como factores de riesgo los siguientes.

  • biológicos
  • sociales
  • profesionales
  • económicos
  • sentimentales.

Las mujeres aspiran a un momento ideal en el que todos estos aspectos se encuentren en perfecto equilibrio.

Lo cierto es que esperando que llegue ese momento especial el organismo va envejeciendo.

El envejecimiento implica varios aspectos.

  • Envejecimiento de los óvulos

 Este proceso trae como consecuencia que pierdan su calidad y por tanto las posibilidades de ser fecundados disminuyan.

De igual forma aumenta el por ciento de embriones con malformaciones congénitas.

Esta situación se ve con más frecuencia si la mujer tiene o sobrepasa los 40 años.

Para entonces se encuentra ya en la perimenopausia.

También es mayor la posibilidad de malformaciones si ha tenido abortos espontáneos, dificultad para o antecedentes familiares.

el embarazo en la mujer después de los 35 años

El embarazo en mujeres mayores de 35 años

  • Enfermedades crónicas 

Se encuentran en un mayor por ciento en esta edad.

  • Hipertensión arterial
  • Diabetes gestacional
  • Trastornos del funcionamiento de la glándula tiroides
  • Estrés por sobrecarga de trabajo o responsabilidades

Cambios en el cuerpo que constituyen riesgos importantes durante el embarazo

Cambios en el aparato cardiovascular

  • Suceden entre el segundo y tercer mes de embarazo.
  • En este momento la circulación sanguínea debe adaptarse a la existencia de un nuevo lecho vascular.
  • El útero ahora aloja a un nuevo ser así como otras estructuras como la placenta que tiene una gran vascularización.
  • A este lecho se derivan 500 ml de sangre por minuto.
  • Ello se traduce en un aumento del trabajo cardiaco, la frecuencia cardiaca y el volumen de sangre por minuto.

Cambios en el aparato respiratorio

  • El aumento progresivo del consumo de oxígeno y de la masa del útero dificultan ciertos procesos.
  • Entre ellos los movimientos del diafragma, músculo que participa en la respiración.
  • También la progesterona, hormona que se eleva considerablemente durante la gestación, incrementa el esfuerzo respiratorio.

Otros factores de riesgo

Otros factores negativos que podemos encontrar durante el embarazo son el parto prematuro y el CIUR.

CIUR significa crecimiento intrauterino retardado del feto.

Estas condiciones graves se incrementan significativamente en el embarazo después de los 35 años.

Las causas son fundamentalmente los hábitos tóxicos como el cigarrillo.

Con el pasar del tiempo las adicciones ya han provocado estragos en el organismo.

Esto trae como consecuencia que repercuta en el desarrollo normal y sano de un embarazo.

También influyen y mucho el inadecuado ritmo de trabajo y descanso.

Los malos hábitos alimentarios como la obesidad o desnutrición son factores de riesgo de más importancia en la mujer después de los 35 años.

Las responsabilidades que se adquieren en la profesión u oficio que se desempeña son mayores y van de la mano de la madurez.

Todos estos factores pueden generar antes, durante o después de la gestación hipertensión arterial o diabetes mellitus.

Los trastornos venosos, la anemia y las infecciones urinarias se expresan con mayor potencia en el embarazo de riesgo.

Consecuencias en el momento del parto

  • Partos más laboriosos o difíciles
  • aumento del sangramiento intraparto
  • mayor número de cesáreas.

Para los bebés también se multiplican los riesgos.

Se incrementa la posibilidad de muerte fetal, prematuridad y bajo peso al nacer.

Son más frecuentes las alteraciones genéticas, la hipoxia fetal, y los trastornos neurológicos secundarios al parto instrumentado.

Esto se refiere al uso de fórceps, espátulas, entre otras técnicas.

Todas estas complicaciones se pueden encontrar en el embarazo después de los 35 años.

Incluso pueden ocurrir aunque no sea la primera gestación de la mujer.

El hecho de haber sido madres antes no resta riegos en las gestaciones de mujeres de más de 35 años.

El final feliz es posible

La solución está en prepararse para llegar a edades consideradas de mayor riesgo reproductivo con una salud adecuada.

El embarazo en la mujer después de los 35 años puede ser totalmente normal.

Si la mujer desde la niñez, la adolescencia y juventud temprana se acoge a un estilo de vida sano, el final feliz es posible.

Evitar desde siempre el consumo de cigarrillos, realizar ejercicio físico regular y llevar una alimentación adecuada, es sembrar salud reproductiva.

La protección durante las relaciones sexuales con condón o preservativo evitará las Infecciones de Transmisión Sexual.

Por tanto los órganos reproductores se encontrarán en buen estado para recibir a un embrión y llevarlo a término.

El seguimiento durante el embarazo deberá ser tomado muy en serio.

La responsabilidad por parte de la mujer embarazada que ya pasa de los 35 años debe multiplicarse.

Así se logrará un término feliz y se podrá disfrutar de la maternidad tanto como cualquier madre joven lo puede hacer.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

error: Content is protected !!