El Herpes Simple y el Linfogranuloma Venéreo. Infecciones de transmisión sexual

El herpes simple y el linfogranuloma venéreo son infecciones de transmisión sexual fundamentalmente.

No obstante puede existir el contagio de forma no sexual, fundamentalmente cuando se habla del herpes simple tipo I.

Ambas enfermedades son quizás menos preocupantes en general para la mayoría de las personas. Sin embargo no debía ser así pues pueden producir complicaciones severas.

Desde cualquier ángulo que se les mire las ITS producen síntomas muy desagradables y en muchos casos dejan secuelas o complicaciones de por vida. En ocasiones pueden hasta provocar la muerte del enfermo.

El herpes simple y el linfogranuloma venéreo deben ser detectados y atendidos adecuadamente para evitar las complicaciones y el contagio a otras personas.

El herpes simple y el linfogranuloma venéreo. Dos infecciones de transmisión sexual a tener en cuenta

Herpes simple

Es una enfermedad viral. Existen varios serotipos. El herpes simple tipo I provoca el herpes labial u oral. El herpes simple tipo II provoca el herpes genital.

Herpes simple tipo I

El herpes simple labial o tipo I es responsable de la inflamación de mucosa de la boca. También afecta a la faringe. Se mantiene latente entre episodios si no es bien tratado. Se localiza en la parte superior de cuerpo.

Puede afectar la conjuntiva de los ojos.

El cuadro clínico está caracterizado por la aparición de vesículas o burbujas dolorosas que después de 3 a 4 semanas desaparecen dejando una huella hipocrómica (decoloración de la piel). Antes de desaparecer pasan por una etapa de ulceración.

Herpes simple tipo II

El herpes simple genital o tipo II se caracteriza por la presencia de pequeñas vesículas muy dolorosas.

Afecta la parte inferior del cuerpo, especialmente vulva, periné, introito vaginal y zona anorrectal.

Las lesiones se asocian a adenopatías inguinales. El cuadro puede estar acompañado de fiebre, malestar general, fiebre y dolor de cabeza.

Una vez que las vesículas se rompen se convierten en una úlcera plana, dolorosa, que dura más menos 7 días. Esta puede sobreinfectarse secundariamente con bacterias y entonces el cuadro empeora y se prolonga.

Este cuadro clínico se repite cada varios meses lo que lo convierte en un proceso crónico.

Medidas higiénicas

Ante la presencia de este cuadro clínico se debe mantener una higiene extrema y sobre todo el área genital debe encontrarse seca.

Por supuesto las relaciones sexuales están contraindicadas al igual que el parto por vía natural (transpelviana) en las gestantes enfermas.

Esto evitará que el bebé enferme a su paso por el canal del parto cuando se pone en contacto con las lesiones visibles o no.

La pareja sexual debe ser tratada simultáneamente.

El herpes simple y el linfogranuloma venéreo pueden provocar complicaciones peligrosas

Linfogranuloma venéreo

El linfogranuloma venéreo es una enfermedad de transmisión sexual producida por una bacteria llamada chlamydia trachomatis. Se presenta en dos fases.

Fase I

  • Aparición de ulceraciones indoloras genitales que pueden confundirse con sífilis.

Fase II

Se observan diferentes síntomas y signos en los ganglios inguinales.

  • Alteraciones hipertróficas (aumento de tamaño)
  • Linfedemas o inflamación de estos
  • Fístulas
  • Retracción de la piel que los recubre
  • En ocasiones se asocia fiebre y malestar general

Se considera una enfermedad emergente. Esta afecta a varones heterosexuales jóvenes y adolescentes con mayor frecuencia.

Complicaciones que pueden ocurrir producto del herpes simple y el linfogranuloma venéreo

Herpes simple

  • Queratitis, conjuntivitis y úlceras corneales que tienden a producir ceguera.
  • Meningoencefalitis herpética que es una condición grave donde los enfermos que sobreviven quedan con secuelas importantes y muy limitantes.

Linfogranuloma venéreo

  • Anorrectitis crónica
  • Estrechez rectal
  • Abscesos y fístulas rectales
  • Úlcera vulvar crónica elefantiásica (gigante)
  • Elefantiasis de genitales.
  • También se puede desarrollar carcinomas sobre un granuloma previo (fase III).

Conclusiones

Ante la presencia de una infección de transmisión sexual se debe ser radical. El tratamiento se hará en aras de eliminar el agente causal, cortar la cadena de contagio e impedir las complicaciones que provocan estas.

Los medicamentos se seleccionarán teniendo en cuenta aquel que sea eficaz en dosis única, de bajo costo, de uso oral y tópico, elevada eficacia.

Conducta a seguir ante el diagnóstico de herpes simple y linfogranuloma venéreo

  • Interrogatorio exhaustivo para determinar si el contagio ha ocurrido por vía sexual. Esto ocurre en el mayor por ciento de los casos de herpes simple genital o tipo II y linfogranuloma venéreo.
  • No practicar relaciones sexuales hasta la curación.
  • Usar siempre condón.
  • Cumplir con el tratamiento indicado hasta el alta médica.
  • En los casos indicados, se tratará a la pareja sexual.
  • Si se trata de una embarazada se tomarán las medidas cautelares para garantizar que el nacimiento ocurra por cesárea.

Los tres artículos hasta ahora desarrollados en esta página que se refieren a las infecciones de transmisión sexual, contemplan a las más comunes a nivel mundial.

Un primer artículo, cuáles son las enfermedades de transmisión sexual, abarca producidas por las bacterias más comunes y hongos.

Otro artículo está dedicado al virus del papiloma humano por su gran incidencia en la actualidad y la relación que guarda con el cáncer de cuello uterino.

También hemos dedicado un espacio a la sífilis en nuestra página.

En este artículo hemos descrito el herpes simple y el linfogranuloma venéreo. Este último es considerado una enfermedad emergente. Esto significa que estando casi erradicado, se ha incrementado nuevamente el número de casos.

Las ITS deben ser controladas y bien tratadas. Solo la sexualidad responsable evitará la aparición de secuelas tan tristes como la infertilidad y los padecimientos crónicos.

Spread the love
  • 6
    Shares

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.