El sangramiento o sangrado vaginal. Síntomas y tratamiento

El sangramiento o sangrado vaginal se debe a numerosas causas. Se encuentra en mujeres no gestantes, obedeciendo a variadas enfermedades o sencillamente en forma de menstruación regular.

También se presenta en las gestantes en cuyo caso representa una amenaza de aborto o parto prematuro.

En este artículo se tratarán las causas de sangramiento o sangrado vaginal en mujeres no gestantes.

El sangrado vaginal, la leucorrea o flujo vaginal y dolor bajo vientre, son las causas por la que más acuden las mujeres a consulta del médico especialista en ginecología.

El Sangramiento o sangrado vaginal.

La menstruación como causa de sangrado vaginal

Una menstruación normal

  • Tiene una duración entre 3 y 8 días
  • aparece con un intervalo de entre 21 y 35 días
  • es constante en cantidad cada mes y oscila entre los 50 y 80 ml de sangre
  • se acompaña con frecuencia de dolor menstrual y algunos síntomas asociados como dolor en las piernas, raíz de los muslos y cambios de humor.

Trastornos menstruales

Cuando aparecen diferencias con los patrones considerados normales existe un trastorno del sangrado o sangramiento vaginal con origen en la menstruación

  • Por exceso en la cantidad

Metrorragia o sangramiento irregular en el ciclo, hipermenorrea (aumento en la cantidad de sangre), polimenorrea (aumento en la duración en días menstruales).

  • Por defecto en la cantidad

Amenorrea (falta de menstruación por 3 meses o más), oligomenorrea (sangrado menstrual que dura menos de 3 días), hipomenorrea (disminución en la cantidad de sangre), criptomenorrea (sangrado que no sale al exterior por un obstáculo).

  • Por alteraciones del ritmo o periodicidad

Proiomenorrea (ciclos de 21 días o menos), opsomenorrea (ciclos de 35 días o más).

  • Por alteraciones de la sensibilidad

Algomenorrea (menstruación dolorosa), dismenorrea (síndrome menstrual con predomino doloroso).

Sangramiento vaginal según la edad. Trastornos por exceso

  • Sangramiento prepuberal

Ocurre en la infancia desde el nacimiento hasta que comienza la pubertad a partir de los 8 años de edad aproximadamente. No constituye sangrado menstrual.

Se puede observar desde los primeros días de nacida la bebé, entonces se llama “crisis hormonal”. Ello se debe a la supresión brusca de los estrógenos que la niña recibe de la madre.

También se puede encontrar en las lesiones vulvares que sangran debido al rascado que propicia la picazón.

Así mismo ocurre ante cuerpos extraños en vagina, abuso sexual, pubertad precoz (antes de los 8 años de edad), traumatismos y tumoraciones.

En estas últimas están incluidas las malignas de endometrio, ovario, y otras.

  • Sangramiento vaginal en la adolescencia

Se valora después de establecido un patrón de regularidad en los ciclos menstruales. En esta edad se considera normal una duración del sangrado menstrual de hasta 10 días y los intervalos entre ciclos de 40 días e incluso más.

Durante los primeros 2 años generalmente no ocurre ovulación. El sangramiento puede ser muy intenso pudiendo provocar anemia ocasionalmente.

De ser así se considerará oportuno el tratamiento con hormonas  exógenas hasta regularizar los ciclos.

La hemorragia uterina disfuncional (HUD) debe ser descartada por las consecuencias negativas que trae. Puede provocar la pérdida intensa de sangre y como consecuencia anemia.

En esta etapa esta condición ocasionaría retardo en el desarrollo nutricional de la adolescente y afectación del desarrollo psicosocial. La hemorragia puede ser leve o aguda.

El tratamiento estará encaminado a corregir la anemia y moderar la pérdida de sangre. Siempre serán utilizadas hormonas exógenas por vía oral o inyectable según sea necesario.

causas de sangramiento vaginal

Otras patologías

De origen hematológico (trastornos de la coagulación) aunque en el por ciento más alto esta se debe a la no ovulación. Ante una hemorragia en la adolescencia debe ser descartada también la posibilidad de un embarazo.

Sangramiento vaginal en la edad reproductiva

Se considera a partir de los dos años de la primera menstruación (menarquia). En este momento los ciclos dejan de ser anovulatorios y se establece un patrón regular en la mayoría de las mujeres.

Los abortos espontáneos y consumados son la causa más común en esta etapa.

Otra causa son los periodos de anovulación y el empleo de hormonas exógenas por ser el método anticonceptivo de elección en la mayoría de los casos.

También los fibromas uterinos que interfieren con la contractilidad adecuada del endometrio, los pólipos cervicales y endometriales.

La cervicitis provocada por clamidias y Virus del Papiloma Humano así como el mal funcionamiento de la glándula tiroides constituyen causas de sangrado vaginal.

  • Sangramiento vaginal en la perimenopausia

En la etapa perimenopáusica la mujer puede tener trastornos menstruales por exceso de sangramiento debido a varias causas.

Entre ellas ciclos anovulatorios, fibrosis, pólipos cervicales o del cuello uterino y malfuncionamiento de la glándula tiroides.

Las patologías que afectan a los factores de coagulación de la sangre son también causa de menstruaciones prolongadas.

  • Sangramiento vaginal en la posmenopausia

En la mujer posmenopáusica las causas que condicionan el sangramiento generalmente adquieren ya un matiz más serio.

Entre estas causas se observan las lesiones endometriales como la hiperplasia endometrial, el cáncer y otros tumores vulvares, vaginales o cervicales.

El empleo de hormonas exógenas (THR-terapia hormonal de reemplazo) y la vaginitis atrófica son otras de las causales de este síntoma.

El sangramiento vaginal que puede producirse como efecto secundario de la terapia hormonal de reemplazo (THR) se considera benigno.

Es pertinente indicar dosis bajas y contínuas de hormonas para evitar efectos negativos sobre la mucosa endometrial. La THR actualmente se indica en casos muy particulares por los efectos adversos importantes que producen.

Ante cualquier sangramiento que ocurra en la posmenopausia es indispensable acudir a consulta de ginecología.

Hiperplasia endometrial

La hiperplasia endometrial es una condición benigna que debe ser diagnosticada y tratada adecuadamente. Un por ciento pequeño de mujeres que padecen esta enfermedad, evolucionan hacia la neoplasia maligna del endometrio.

El legrado diagnóstico de la cavidad será el proceder indicado para confirmarlo y parte de la terapéutica indicada. El tratamiento con hormonas resuelve en la mayoría de los casos. De no lograrse la remisión de esta entidad, se deberá realizar la histerectomía.

Trastornos por defecto del sangrado vaginal

Dentro de los trastornos por déficit de la menstruación se encuentra la amenorrea. Esta se diagnostica cuando se establece por 3 meses o más.

Clasificación

  • Amenorrea primaria

No ha ocurrido menstruación

  • Amenorrea secundaria

Si han existido menstruaciones previamente.

  • Amenorrea fisiológica o normal

Aquella que está comprendida en las etapas que incluyen la infancia (premenarquía), gestación, puerperio, lactancia y menopausia.

Causas de amenorrea o déficit de menstruación

  • Anatómicas

Ausencia congénita de vagina y útero, histerectomía, hipoplasia congénita de útero, criptomenorrea (imposibilidad de salida de menstruación por obstáculo mecánico), destrucción de endometrio por radiaciones, cirugías y otras enfermedades.

  • Factores genéticos

Poco desarrollo de los ovarios (Síndrome de Turner), hiperplasia suprarrenal, hermafroditismo.

  • Factores endocrinos

Adenoma, daño, hipofunción hipofisaria, hipofunción ovárica, quiste luteal disfuncional, tumoraciones ováricas, hipo e hiperfunción de la tiroides, hiperplasia y neoplasias de la glándula suprarrenal.

  • Factores constitucionales

Mala nutrición, tuberculosis, diabetes, obesidad, anemia, medicamentos.

  • Factores psicógenos

Psiconeurosis, psicosis, anorexia nerviosa.

Diagnóstico

Para lograr el diagnóstico certero y oportuno de estas patologías se impone un examen clínico pormenorizado de la niña, adolescente o mujer afectada.

La entrevista médica, el examen físico exhaustivo y los resultados de los complementarios indicados en cada caso, aportarán los datos necesarios para obtener dicho diagnóstico.

Así se indicará terapéutica encaminada siempre a devolver el estado de salud satisfactorio desde el punto de vista sexual, reproductivo y social.

Compartir en sus Redes

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

error: Content is protected !!