Esguince. Síntomas y tratamiento. Prevención y rehabilitación

El esguince es la lesión de los ligamentos que refuerzan las articulaciones de los tobillos, rodillas, codos y muñecas. Este puede ser provocado por un movimiento violento, torcedura, estiramiento excesivo de los ligamentos y otras causas.

Cuando ocurre un esguince los ligamentos pueden afectarse en diferentes grados. Así puede ocurrir solo la distensión de los mismos o la ruptura. Esta última situación es mucho más invalidante y tiende a dejar secuelas importantes en el futuro.

Los ligamentos proporcionan a las articulaciones protección y estabilidad, las refuerzan y son el enlace de los músculos con los huesos.

Esguince. Síntomas y signos para diagnosticarlo

El dolor y la incapacidad funcional, en dependencia del grado del esguince, son los síntomas fundamentales. El afectado no podrá apoyar el pie, flexionar ni extender la rodilla, mover el codo o realizar movimientos manuales. Todo depende de la articulación donde se haya producido la lesión de los ligamentos.

A la inspección ocular de la región afectada por el esguince, el médico observará:

  • Aumento de volumen del área,
  • Edema por el líquido que se acumula lo que se traduce en inflamación
  • Aumento de la temperatura local,
  • Enrojecimiento o color violáceo asociado y
  • Tendencia a la inmovilidad por la inflamación y el dolor.

A la palpación el dolor será de mayor o menor intensidad en dependencia del grado del esguince.

Tratamiento del esguince

El tratamiento para el esguince se llevará a cabo en dependencia del estado en que se encuentren los ligamentos afectados.

  • Tratamiento del esguince o torcedura leve

Cuando la lesión es leve, en la mayoría de los casos se resuelve con el reposo por unos días. Hay ocasiones en que con 72 horas es suficiente y pudieran ser oportunas sesiones de fisioterapia. Con ello se debe lograr una rehabilitación completa en los casos que fuera preciso.

El uso de tobilleras, rodilleras y muñequeras puede ayudar al restablecimiento. Estos accesorios ayudan a reforzar la zona de la articulación afectada. También estos aditamentos pueden evitar que se produzca el esguince. Lo anterior explica que sean muy usadas por personas sanas al hacer deportes y ejercicios físicos.

Los medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares y que alivian el dolor, como el Ibuprofeno, son fundamentales para la recuperación del afectado por el esguince.

Cuando el esguince es grave

En los esguinces graves, donde los ligamentos pueden quedar desgarrados incluso en su totalidad, la intervención quirúrgica es la única solución. Para recuperar lo mejor posible la función de la articulación es ineludible la operación.

Una vez que se ha intervenido quirúrgicamente se enyesa la articulación inmovilizándola. Esta inmovilización debe mantenerse por al menos un mes. Simultáneamente se indicaran medicamentos antiinflamatorios y suplementos dietéticos formadores de colágeno.

Luego de retirar el yeso el paciente deberá seguir un proceso de rehabilitación en una clínica de fisioterapia y hacer reposo para lograr la mayor recuperación posible.

También se aplica este tratamiento cuando es crónico o de mal pronóstico un esguince antiguo. Las crisis dolorosas y el empeoramiento de las funciones de la articulación cada vez hacen que se imponga el tratamiento quirúrgico.

No obstante, por lo general, queda comprometida alguna de las funciones de la articulación afectada, pudiendo verse disminuida la flexión, extensión, rotación u otra función de la articulación involucrada en estas lesiones.

Prevenir el esguince

El consumo de alimentos y suplementos dietéticos como la creatina, la cual se encuentra de forma natural en carnes y pescados, fortalece los músculos y ligamentos. Las cápsulas de vitaminerales contribuyen a la producción de colágeno en el organismo. El Biosil es uno de estos productos que ayudarán a evitar el esguince.

Las buenas técnicas al realizar ejercicios físicos, el uso de un calzado correcto y la protección de las articulaciones se imponen. Por eso es importante el uso de tobilleras, rodilleras y muñequeras. Estos son factores que disminuirán en gran medida el riesgo de esguince y con llevarán a una recuperación más rápida en caso de su ocurrencia.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.