La Peste. Síntomas, pronóstico y tratamiento. Peste pulmonar

La Peste es una enfermedad infecciosa, muchas veces mortal, que muestra actualmente un incremento en el número de personas afectadas.

Esta enfermedad es producida por la bacteria Yersinia pestis. La Peste se manifiesta de diferentes formas y es transmitida fundamentalmente por la picadura de la pulga de la rata. Si la pulga se encuentra infestada contaminará al animal y así ocurre el ciclo infeccioso. Las temperaturas bajas propician la multiplicación de las bacterias en el estómago de las pulgas.

Actualmente se ha observado un incremento en el número de casos afectados. Estos han presentado la variedad pulmonar de la Peste, siendo junto a la neurológica la más grave, muchas veces mortal. Afecta fundamentalmente regiones donde las condiciones higiénicas son precarias.

La Peste. Formas en que se presenta la enfermedad. Peste neumónica.

  • Forma bubónica

Se caracteriza por fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, hinchazón y dolor de los ganglios linfáticos (bubones) generalmente cervicales, axilares e inguinales. Se pueden formar trombos dentro de los vasos sanguíneos debido a trastornos de la coagulación. Estos trombos puede ocasionar una condición grave, mortal en la mayoría de los casos: la coagulación intravascular diseminada (CID). Zonas de piel pueden quedar con poca oxigenación y esto propicia la aparición de focos azulados o negruzcos, por lo que se le llama también Peste negra.

 

  • Forma septicémica

Ocurre cuando la bacteria se disemina en el torrente sanguíneo. De esta forma puede llegar a los pulmones o sistema nervioso.

 

  • Forma neumónica

Se establece si a los pulmones llega la bacteria de la Peste a través del torrente sanguíneo o por inhalación del aire contaminado.

 

  • Forma neurológica

Se desarrolla si la diseminación de la Yersinia pestis en la sangre afecta al sistema nervioso, produciendo convulsiones, signos meníngeos, hipertensión endocraneal. Tiene muy mal pronóstico.

Peste pulmonar

La Peste pulmonar puede adquirirse de tres formas.

  • Cuando una persona inhala bacterias suspendidas en el aire.
  • Si una persona respira gotas minúsculas provenientes del sistema respiratorio de una persona o animal enfermo con esta patología.
  • Cuando una persona enferma con Peste bubónica o septicémica no recibe el tratamiento adecuado o en el momento indicado. Entonces la bacteria que produce la Peste entra a los pulmones.
La Peste. Síntomas, pronóstico y tratamiento. Peste pulmonar

Figura.1

Síntomas de la Peste pulmonar.

  • Fiebre
  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad
  • Se presenta rápidamente un cuadro de neumonía con dificultad para respirar
  • Esta neumonía progresa durante 8 a 10 días.
  • Puede provocar insuficiencia respiratoria y shock.

La Peste pulmonar puede provocar la muerte del paciente si no es atendido adecuadamente y dentro de las primeras 24 horas de establecidos los síntomas.

Tratamiento de la Peste pulmonar. Prevención y conducta ante sospecha de la enfermedad.

Prevención y conducta ante sospecha de Peste

  • Acudir de inmediato a centros médicos para realizar el diagnóstico y tomar la conducta adecuada.
  • Utilizar mascara quirúrgica bien ajustada puede disminuir el riesgo de contagio de Peste pulmonar.
  • En los casos de personas aparentemente sanas que han estado en contacto con personas enfermas o se encuentran en áreas donde existen casos de Peste igualmente se buscará atención médica.
  • Estas personas según la determinación del personal médico recibirán tratamiento antibiótico preventivo por 7 días.

Tratamiento médico de los enfermos con Peste pulmonar

El tratamiento de la enfermedad debe comenzar dentro de las 24 horas posteriores al comienzo de los síntomas. Esta es la única manera de reducir el riesgo de muerte.

El tratamiento se basa en la administración de antibióticos que se extenderá según cada caso particular y la severidad del caso en cuestión. Los antibióticos eficaces para el tratamiento de la forma bubónica no resultan igualmente en la Peste pulmonar.

En la actualidad existen antibióticos muy efectivos y esto ha mejorado el pronóstico de la Peste pulmonar. No obstante es indispensable que el enfermo sea diagnosticado y tratado lo más rápido posible.

Control y lucha epidemiológica

La Peste. Síntomas, pronóstico y tratamiento. Peste pulmonar

Prevención

Se basa en la desratización pues las ratas podrían infestarse. Las pulgas de la rata son el reservorio y trasmisor fundamental. En zonas donde la enfermedad se mantiene en los animales salvajes, se debe evitar el contacto con estos. También evitar que los animales domésticos como los gatos puedan contagiarse al comer o acercarse a roedores enfermos.

Vacunación con vacunas a base de bacterias atenuadas que solo son útiles en el hombre. Estas vacunas solo deben ser administradas al personal de salud que está en contacto directo con los enfermos.

Control de la enfermedad

Sacrificio de los animales afectados.

Tratamiento antibiótico y medidas de apoyo vital en las personas enfermas. Tratamiento preventivo de las personas que han tenido contacto con enfermos.

Erradicación de la Peste

Eliminar los reservorios. La eliminación de la pulga de la rata y roedores salvajes es la única manera de erradicar la Peste.

En el caso de los roedores salvajes se torna muy difícil el cumplimiento de esta acción. Con respecto a las ratas de la ciudad y zonas pobladas, conseguir esta meta se hace muy difícil. La urbanización, la falta de higiene y la recogida de basura sólida propician el incremento de estos animales y con ellos, las pulgas.

Situación epidemiológica actual de la Peste. Madagascar

La peste en su forma pulmonar se encuentra en estos momentos provocando una epidemia en la capital de Madagascar y otra de sus ciudades. El número de enfermos se ha incrementado en los últimos meses y tiende a continuar elevándose.

Es importante mantenerse al tanto de la evolución de esta epidemia. Para más actualización lee aquí.

Spread the love
  • 2
    Shares

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.