La salud intestinal. Hinchazón de abdomen y gases

La salud intestinal es sinónimo de salud general.

El bienestar de nuestro organismo depende casi totalmente de la salud del sistema digestivo.

Hasta hace unos años no se prestaba toda la atención que se requiere a los intestinos.

Es evidente que una mala digestión, un episodio de diarreas o el estreñimiento repercuten en todo nuestro organismo.

Transitoriamente se establece un deterioro de la salud general.

La alimentación influye y determina que los intestinos se mantengan sanos.

Tener una dieta pobre en fibra conspira contra la salud intestinal.

En el interior del intestino se encuentran bacterias beneficiosas.

Cuando estas bacterias disminuyen proliferan otras que provocan que el intestino enferme.

Así comienza la enfermedad de todo nuestro cuerpo.

La salud intestinal debe conservarse adoptando determinados hábitos saludables

No es tan difícil mantener a nuestros intestinos saludables.

Básicamente se trata de mantener a esas bacterias beneficiosas que viven en él en la cantidad adecuada, aproximadamente 100 billones.

Para ello debemos alimentarlas y hacerlo resulta bastante fácil.

Qué funciones realizan estas bacterias

  • Propician un sistema inmunitario fuerte, cuyo resultado final se expresa en:
  • Mayor resistencia ante virus y bacterias
  • Menos probabilidades de diarreas por tratamientos antibióticos
  • Participan en la producción de vitaminas del Grupo B y vitamina K así como de aminoácidos
  • Proporcionan energía al organismo
  • Coadyuvan en la absorción de algunos minerales muy importantes como el hierro, el calcio y el magnesio.
  • Favorecen el funcionamiento del sistema digestivo evitando el estreñimiento al mantener un adecuado ritmo intestinal.

Las alteraciones de la flora intestinal, o sea, de las bacterias que la forman, produce muchos efectos negativos en nuestro organismo.

  • Debilidad del sistema inmunitario (defensas bajas)
  • Propensión a las infecciones
  • Diarrea o estreñimiento
  • Gases e hinchazón de estómago
  • Manifestaciones alérgicas que abarcan hasta la piel

Las bacterias beneficiosas en el intestino se encuentran en equilibrio con otras que no lo son.

Cuando las “buenas” disminuyen con respecto a las “malas”, se produce una condición desfavorable para la salud del intestino y de nuestro cuerpo.

La mucosa intestinal se inflama y es incapaz de absorber adecuadamente los nutrientes y el agua.

Se afecta el proceso de digestión, los alimentos se fermentan en el tubo digestivo.

La consecuencia, lo que vemos o sentimos, es la aparición de síntomas generales.

  • Dolor de cabeza
  • Debilidad, cansancio
  • Sensación de plenitud aun sin comer
  • Dolores abdominales
  • Halitosis (mal aliento)
  • Flatulencia que se caracteriza por gases malolientes
  • Resequedad de la piel, dermatitis
  • Otras

Por qué ocurre todo esto

La mucosa intestinal, específicamente la del intestino delgado, es muy fina.

Cuando ocurren procesos inflamatorios y en presencia de determinadas sustancias, se torna digamos, permeable.

No se trata de que la comida tal cual o el agua salgan del intestino hacia la cavidad abdominal.

Se trata de que sustancias tóxicas generadas en ese medio de fermentación sí lo pueden hacer.

Una vez que están en la cavidad abdominal son absorbidas por el sistema linfático y los vasos sanguíneos que están en ella.

De esa forma llegan a todo el organismo sin pasar por los filtros naturales.

Entonces producen todas esas manifestaciones desagradables que interfieren con el buen funcionamiento de nuestros órganos y sistemas.

Qué debemos hacer para favorecer las bacterias intestinales beneficiosas

  • Comer alimentos ricos en fibra que nuestro organismo no puede procesar pero ellas sí.

Tres piezas de fruta, dos platos de verdura y hortaliza al día.

Esto debe complementarse con legumbres y  cereales integrales.

  • Consumir alimentos que han pasado por un proceso de fermentación natural.

Esto se refiere a leche fermentada o yogurt.

El yogurt contiene Lactobacillus y Bifidusbacillus.

Salud intestinal

Yogur natural sin azúcares añadidos

Existen muchas formas de presentación de estos últimos.

Se debe siempre elegir aquellas que no contienen azúcares o cualquier otro aditivo.

Deben consumirse de forma natural.

Los alimentos probióticos son aquellos que contienen bacterias beneficiosas por lo que se suman a las que ya viven en nuestro intestino.

Los alimentos prebióticos son los que nutren a esas bacterias beneficiosas.

El equilibrio entre las flora normal o beneficiosa y la patógena o mala, debe ser de un 85% contra un 15%.

Si este equilibrio se balancea a favor de la flora patógena, se produce el deterioro de la salud intestinal.

Aparecen todos los síntomas que ya conocemos y un trastorno de malestar generalizado.

Hábitos saludables para conservar la salud intestinal
  • Ser regular en cuanto al acto de defecar, idealmente, una vez por día.
  • Comer tres piezas de frutas al día y dos raciones de verduras
  • Comer alimentos ricos en fibra

Verduras: guisantes, judías verdes, coliflor, espinacas, remolacha, alcachofas

Frutas: aguacate, arándano, frambuesa, limón, mora, plátano, caqui, naranja.

Legumbres: habas, alubias pintas y blancas, soja, lenteja, garbanzo

Cereales: salvado de trigo, avena, pan integral, muesli, pan de centeno

Frutos secos: avellana, cacahuete, pipas de girasol, nuez, anacardo

Fruta desecada: pasas, ciruela, higo, dátiles

alimentos ricos en fibra

Muesli, uvas pasas y avellanas

salud intestinal

Coliflor, alcachofas y guisantes

salud intestinal

Aguacate, frambuesas y limón

  • Tomar o comer productos lácteos fermentados o yogurt diariamente
  • Evitar las grasas y azúcares
  • Beber agua, aproximadamente 2 litros por día
  • Realizar ejercicio físico moderado por 30 minutos diarios, o al menos días alternos.
  • Comer siempre respetando horarios regulares
  • Mantener el peso adecuado
  • Evitar hábitos tóxicos como el tabaco y las bebidas alcohólicas
  • Evitar la medicación con antibióticos a menos que sea verdaderamente necesario o con laxantes

La salud intestinal es imprescindible para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente.

Esta parte del tubo digestivo constituye el primer filtro a través del cual ingresan todos los nutrientes a nuestro cuerpo.

Pero como ya hemos visto también pueden pasar sustancias tóxicas y producir enfermedades.

Llevando a cabo un estilo de vida saludable estaremos aportando salud a nuestras bacterias intestinales beneficiosas.

Ellas se encargarán de que nuestro cuerpo reciba todo lo necesario para mantener una salud general.

Compartir en sus Redes

1 ping

  1. […] Síndrome del colon irritable […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

error: Content is protected !!