La viagra femenina. Addyi a casi 4 años de su aprobación por la FDA

La viagra femenina, cuyo principio activo es el Flibanserín, continúa cobrando caro por el objetivo para el cual fue creada.

Bajo el nombre comercial de Addyi, este medicamento fue aprobado por la FDA en agosto 18 de 2015 después de algunos intentos.

A casi 4 años de este evento la viagra femenina cuenta con más mujeres decepcionadas que satisfechas.

Así  se recoge en las encuestas que se realizan con vistas a conocer la eficacia y nivel de satisfacción por parte del público objetivo.

No obstante Addyi se sigue produciendo y comercializando.

La viagra femenina. Para qué y cómo se utiliza

El Flibanserín se utiliza para tratar el llamado “Trastorno del deseo sexual hipoactivo en mujeres premenopáusicas”.

La característica fundamental es la disminución o pérdida de la libido o deseo sexual.

También abarca la falta de fantasías sexuales y de placer durante las relaciones íntimas.

Addyi interviene en tres sustancias químicas claves para el cerebro.

Aumenta la dopamina y la norepinefrina a la vez que disminuye la serotonina.

Esta última sustancia está involucrada en el humor, entre otras muchas cosas.

Addyi se toma al acostarse a razón de 1 comprimido de 100 mg.

Lo cierto es que durante estos años este medicamento ha demostrado manifestarse más que todo como un antidepresivo.

Un porcentaje muy pequeño de las usuarias disfrutaron de los beneficios que supone la toma del comprimido.

En cambio un porcentaje mayor, no notó cambios en la conducta o solo sufrió los efectos adversos.

Quiénes pueden tomar Flibanserín

Las mujeres que no han pasado aun a la menopausia y que nunca antes tuvieron trastornos de la libido.

Para consumirla debe hacerse bajo un programa especial.

Contraindicaciones y precauciones

  • Enfermedades hepáticas
  • Consumo de alcohol hasta 2 horas antes de tomarla
  • Adicción a las drogas
  • Depresión o enfermedad mental
  • Presión arterial baja.

 

Interacciones medicamentosas

  • Nefazodona: antidepresivo bloqueador de la serotonina
  • Antibióticos: ciprofloxacina, claritromicina, eritromicina, telitromicina
  • Antifúngicos: fluconazol, itraconazol, ketoconazol, posaconazol;
  • Antivirales para tratar la hepatitis C: boceprevir, telaprevir
  • Antirretrovirales para VIH o SIDA: atazanavir, fosamprenavir, indinavir, nelfinavir, ritonavir, saquinavir.
  • Medicamentos para el corazón o la presión arterial: conivaptan, diltiazem, verapamil
  • Inhibidor de la secresión de ácido gástrico: cimetidina (Anti H2)
  • Fitoterapia: gingko biloba, resveratrol, Hierba de San Juan.
  • Frutas: Toronja o pomelo

 

Qué efectos secundarios produce la viagra femenina

  • Caída de la tensión arterial
  • Mareos
  • Fatiga
  • Cansancio
  • Náuseas
  • Boca seca
  • Insomnio
  • Somnolencia severa
  • Cambios bruscos de humor
  • Reacciones alérgicas, anafilaxia

La realidad del trastorno del deseo sexual hipoactivo

El porcentaje de efectividad relativo a al Flibanserín según las encuestas, pone en tela de juicio la verdadera causa de este trastorno.

Por ello la ciencia se pregunta si en realidad es una píldora lo que resolverá este problema que afecta a las mujeres.

Esto podría deberse a que factores como los que se nombran a continuación, son causa directa de la pérdida de deseo sexual en un gran porcentaje de las mujeres.

  • El estrés
  • El agotamiento físico e intelectual
  • Los hijos
  • El aburrimiento
  • La violencia verbal o física por parte de la pareja
  • Los medicamentos indicados para determinadas enfermedades

Es quizá por esto que tan solo entre un 8% y un 13% de las mujeres encuestadas, respondieron positivamente acerca de la viagra femenina.

Mirada de futuro

Aunque resulte muy difícil de entender y de poner en práctica, es definitivo que la óptica de la medicina actual debe cambiar.

Es importante trabajar en ello y darle un poco la espalda a los químicos.

Es necesario abrir la mente a las tantas opciones sanadoras que existen.

Pero para ello falta educación y qué los profesionales de la salud crean también es esas opciones y las difundan, las practiquen.

Las empresas farmacéuticas llevan el control.

Mientras no se tome conciencia de ello, no se valorará la posibilidad de otras terapias.

La humanidad necesita soluciones que no provoquen, a cambio de la curación de una enfermedad, otras patologías.

El camino es largo pero “…caminante no hay camino, se hace  camino al andar…”

Fuente

La nación/ agosto 2015

Drugs.com/ mayo 2019

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

error: Content is protected !!