Causas que te producen ansiedad y deterioran tu salud aun sin saberlo

La ansiedad nos resta salud y mucha. A diferencia de lo que creemos muchas veces la ansiedad nos la provocamos nosotros mismos.

Aunque en ocasiones es el signo de una patología del sistema nervioso, es también producida por malos hábitos dietéticos y de nuestro estilo de vida.

La ansiedad es normal en los seres humanos, pero cuando sobrepasa ciertos límites, provoca enfermedad.

Para poder vivir con salud debemos controlar la ansiedad y evitarla en caso de que responda a sustancias que consumimos o un estilo de vida inadecuado.

Para mantener la salud debes librarte de la ansiedad

Hay cosas que hacemos en nuestra rutina diaria que sin saberlo constituyen una buena carga de ansiedad para nuestro organismo.

Consumimos sustancias alimenticias o no que producen este síntoma.

Adoptamos a veces actitudes ante la vida que solo nos aportan miedos, tensiones, efectos negativos a nuestra salud.

Muchas personas se manifiestan todo el tiempo a la defensiva. Su forma de vivir se caracteriza por una búsqueda constante de sosiego pues algo, a su entender, los presiona o amenaza.

Otro grupo puede sentir un miedo sin razones aparentes, pensamientos negativistas.

Por eso les propongo conocer qué cosas podemos cambiar en nuestro estilo de vida y rutina para no alimentar la ansiedad. Esto evitaría también que aparezca si no la padecemos.

Debe quedar claro que existen patologías que se caracterizan por este síntoma y solo con tratamiento y atención por parte del especialista puede controlarse.

Aquí tienes lo que puedes hacer para sentirte relajada si la causa de la ansiedad son tus costumbres y estilo de vida

Azúcar

Los azúcares refinados son adictivos. O sea, a largo plazo funcionan como una droga.

Cuando el cuerpo detecta que están faltando los niveles a los cuales lo tienes acostumbrado, reacciona con ansiedad.

Una vez que vuelves a comer dulces, el organismo se relaja.

Esto demuestra que es una buena razón para disminuirlos al máximo, sustituirlos poco a poco por una proporción mínima.

Así solo estarás proporcionando la que el cuerpo verdaderamente necesita y no el exceso que se torna perjudicial.

Café

Es un hecho que la cafeína estimula y nos ayuda a realizar las actividades que se nos presentan durante el día.

No obstante en muchas personas produce nerviosismo, ansiedad. Si eres de esas personas, es preferible que la elimines de tu rutina.

Sustituye el café por té de hierbas. Notarás la diferencia y cómo tu organismo deja de sentir ese síntoma tan molesto o al menos se reduce.

Tabaquismo

El consumo de tabaco en cualquiera de sus formas genera ansiedad. Lo hace por diversas vías. lo mismo por muchos de los tóxico que contiene que por la dependencia psicológica.

Cuando fumamos para aliviar el nerviosismo, estamos provocando exactamente el efecto contrario.

En los primeros minutos se siente cierto alivio pero muy pronto se aceleran los latidos cardiacos y se eleva la tensión arterial.

Esto incrementa el nivel de nerviosismo y ansiedad.

Sedentarismo

No existe una mejor manera de combatir la ansiedad que realizar ejercicios físicos.

Durante un momento crítico donde las sudoraciones, temblores de las manos y taquicardia te hacen sentir pésimo, realizar una caminata sin ponernos límite es fabuloso.

Sentiremos como va llegando la paz, cesan los temblores de las manos, la taquicardia es entonces consecuencia del ejercicio beneficioso.

La mejor opción es eliminar el sedentarismo y volvernos adictos al Fitness.

El insomnio o dormir mal

Dormir durante la noche por al menos 6 horas es indispensable para la salud del sistema nervioso.

Tanto física como emocionalmente necesitamos ese descanso mental.

La falta de sueño es una de las causas de ansiedad. Mientras más tiempo pasemos en ese estado, más se instalarán los síntomas de ansiedad.

El negativismo

Adoptar patrones de conducta negativistas y pensar con frecuencia en eventos negativos o situaciones desagradables, potencia la ansiedad.

Debemos tratar por todos los medios de ocupar nuestra mente con recuerdos alegres, agradables. Rodearnos de un medio positivo es muy importante.

Compartir con personas de buena vibra y rodearnos de paz alejará los nervios.

El estrés

En nuestros días es una palabra ligada fuertemente a las sociedades desarrolladas. Aprender a vivir con el estrés es difícil, requiere que nos informemos sobre cómo hacerlo.

Pero al menos si concientizamos que estamos bajo mucha presión y que nos está haciendo daño, debemos alejarnos un poco cuando notamos que está dañando nuestro organismo.

Realizar ejercicios de respiración y relajación al menos una vez a la semana, nos permitirá evadir un poco la presión del trabajo, la casa, la familia.

La salud depende de muchos factores. La ansiedad es uno de ellos y en algunos casos podemos hacer mucho por mantenerla alejada con simples cambios en nuestra conducta.

Spread the love
  • 6
    Shares