Tumores de ovario. Tipos de tumores más frecuentes

Los tumores de ovario son relativamente frecuentes en las mujeres y causa de consulta más o menos habitual en los servicios de ginecología.

El dolor bajo vientre lateralizado puede ser un síntoma que se presenta desde los primeros estadios de la enfermedad aunque suelen pasar inadvertidos.

En estos caso la búsqueda de asistencia del doctor es más tardía y puede traer por ello, complicaciones. Para hacer el diagnóstico de la existencia de tumores de ovario hay que pensar en la posibilidad de su aparición desde temprano.

Características de los tumores de ovario

Múltiples son las enfermedades que se caracterizan por la presencia de tumores (masas) en los ovarios. La palabra no es sinónimo de malignidad como suele pensarse, una tumoración puede ser benigna o maligna.

Por tanto un tumor de ovario puede ser también benigno o maligno.

Son causa frecuente de infertilidad y no es casual que el hallazgo de los mismos suceda en una consulta de asistencia a parejas infértiles.

Muchas tumoraciones benignas de los ovarios son exclusivas de la pubertad y el climaterio.

Síntomas de los tumores de ovario

  • Molestias y dolor en bajo vientre
  • Trastornos menstruales
  • Infertilidad lo cual lleva a las mujeres a consultar al especialista.

Los quistes fisiológicos del ovario son frecuentemente la causa de estos síntomas. Entre ellos se encuentran los foliculares, luteínicos, tecaluteínicos, endometriósicos y los ovarios poliquísticos.

Clasificación clínica de los tumores de ovario según Novak

1. Tumores benignos de ovario

a) quísticos

  • no neoplásicos

Foliculares.

Luteínicos.

Stein-Leventhal.

Endometriales.

Inflamaciones tuboováricas.

De origen embrionario

  • neoplásicos

Cistoadenoma seroso.

Cistoadenoma mucinoso.

Dermoide (teratoma quístico benigno).

b) sólidos:

Fibroma.

De Brenner.

Lesiones raras.

2. Tumores malignos de ovarios

a) quísticos

  • cistoadenocarcinoma seroso
  • cistoadenicarcinoma mucinoso.
  • Carcinoma epidermoide de origen dermoide.

b) sólidos

  • adenocarcinoma.
  • carcinoma endometroide.
  • Mesonefroma.

3. Otras lesiones malignas (raras)

  • teratoma.
  • corioepitelioma.
  • sarcoma.
  • linfoma.
  • melanoma.

4. Tumores con potencial endocrino (poco malignos).

5. Tumores metastásicos o por extensión.

Tumores de ovario más comunes. Los quistes foliculares

Los quistes foliculares son los más frecuentes en las mujeres en edad reproductiva. Ocurren por crecimiento normal que experimenta el ovario como respuesta al estímulo de las hormonas.

Normalmente cada mes madura un grupo de folículos. Solo en uno de ellos ocurre la ovulación. A continuación el folículo donde se encontraba el óvulo liberado degenera.

Cuando ese folículo no degenera el líquido folicular queda atrapado produciendo un quiste. El quiste puede crecer antes de las menstruaciones y decrecer una vez que termina la regla.

Estos quistes son lisos, de pared delgada, transparente. Al manipularlos durante una intervención quirúrgica se desprenden fácilmente del tejido ovárico, maniobra que contribuye al diagnóstico.

Cuando ocurre la segunda fase del ciclo o fase luteínica se observa un reborde amarillo. Ante la presencia de líquido sanguinolento se debe sospechar un quiste endometriósico.

Los quistes foliculares pueden producir un dolor sordo unilateral. Este se correlaciona con la etapa del ciclo menstrual.

El tacto vaginal bimanual antes y después de la menstruación permitirá descartar esta patología por sus fluctuaciones según el momento del ciclo.

 

Diagnóstico de los tumores de ovario

Para realizar el diagnóstico de un tumor de ovario se deben tener en cuenta ciertos factores.

  • Edad de la paciente.
  • Tamaño mayor de 7 cms o si su tamaño persiste entre 5 y 7 cms.
  • Unilateralidad o bilateralidad del proceso.
  • Adherencias anexiales (fibrosis que se presenta alrededor de ovarios y trompas).
  • Producción hormonal alterada.
  • Otras alteraciones pélvicas.
  • Derrame pleural (líquido en pleura, membrana que recubre a los pulmones).
  • Presencia de ascitis (líquido libre en cavidad abdominal).

Estos dos últimos factores generalmente se encuentran cuando existen metástasis como complicación de tumoraciones malignas de ovario.

Se deben descartar enfermedades cuyo origen se encuentra en el sistema urinario, la enfermedad inflamatoria pélvica y patologías que afectan al colon y mesenterio.

Diagnóstico positivo de tumores de ovario malignos

Se deberán realizar las pruebas que a continuación se nombran para realizar el diagnostico positivo de tumores de ovario

  • Citología orgánica (Papanicolaou).
  • Citología del líquido peritoneal.
  • Estudios sanguíneos habituales.
  • Laparoscopia y biopsia del tumor líquido o sólido.
  • Estudios radiográficos de sistema urinario y digestivo.
  • Determinación de alfafetoproteína.
  • Ultrasonografía transvaginal y en determinadas zonas con efecto Doppler (para determinar grado de vascularización del tumor).
  • Dosificación hormonal en sangre (gonadotropina coriónica y andrógenos).
  • Marcadores tumorales para detección de anticuerpo monoclonal (OC- 125) que se encuentra en más del 80% de los tumores de ovario malignos.
  • Examen óseo (buscando metástasis)

Complicaciones de los tumores de ovarios

Las más frecuentes son la torsión y la infección. En ambos casos la paciente evoluciona hacia un cuadro de abdomen agudo donde se impone el tratamiento quirúrgico de urgencia.

Otras complicaciones menos aparatosas pero igual de importantes son la hemorragia intratumoral y peritoneal, la ruptura de la cápsula, la muerte del tejido tumoral y las metástasis.

Tratamiento de los tumores de ovario

Actitud conservadora

  • Cuando el tumor es quístico, se relaciona con la menstruación y existen irregularidades en los ciclos menstruales.
  • Cuando hay evidencias de enfermedad inflamatoria pélvica como causa de la tumoración

En estos dos casos se observa y sigue la evolución del tumor por los síntomas y la ecografía.

Intervención quirúrgica de urgencia

  • Cuando existe dolor severo, hemorragia interna en el ovario o infecciones asociadas con ovario aumentado de tamaño.

Al realizar la biopsia del tumor de ovario se determinará la naturaleza benigna o maligna del mismo. Entonces se indicará en los casos pertinentes la quimioterapia o radioterapia.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.